jueves, 11 de mayo de 2017

Mildred: Orgullosa de mi compañía, orgullosa de mi trabajo



Mildred recuerda vívidamente aquel día hace doce años cuando empezó a trabajar en Smartmatic como analista de documentación. Todavía puede rememorar esa sensación que la embriagó al darse cuenta de que estaba trabajando en una compañía con un claro propósito y un sentido bien definido.

Actualmente como Deployment Services Manager, ese sentimiento inicial se ha traducido en orgullo. Hoy, más que nunca, está convencida de que Smartmatic es una empresa embarcada en una misión. También se ha dado cuenta que el éxito viene con un profundo compromiso y una afinidad por los valores y principios de Smartmatic. Para ella, no es tanto la personalidad lo que importa sino la actitud diaria lo que marca la diferencia.

Al hablar de ascensos, Mildred cree que es mejor dar pasos cortos y firmes antes que buscar ser promovido de manera meteórica. "He estado creciendo personal y profesionalmente en la empresa. Paso a paso", dice.

Como Deployment Services Manager dentro del equipo de Global Services, Mildred se encarga del recurso humano involucrado en el despliegue de logística y operaciones según los requisitos establecidos por los Gerentes de Proyecto.

"A pesar de los muchos desafíos que he enfrentado, siempre he dado lo mejor de mí", comenta Mildred, asegurando que los incontables altibajos la han ayudado a convertir sus debilidades en fortalezas y ser una mejor persona.

Mildred reconoce dos rasgos importantes de los integrantes del equipo de Smartmatic: tendencia de servicio y una actitud para apoyar a los compañeros de trabajo; ambos clave en el fomento de un ambiente de trabajo ideal y una cultura corporativa excepcional.

"He llorado y reído mientras trabajo. Me siento parte de una gran familia", explica Mildred. “Ayudarnos el uno al otro siempre ha sido nuestro lema”.

Como en cualquier otra familia, los logros comienzan con el esfuerzo y la pasión de cada uno.

"En Smartmatic necesitas tener AMOR por lo que haces. Necesitas ser consistente, mantenerte comprometido con tus metas, ser más que un compañero de trabajo (convertirte en un amigo) y siempre buscar la excelencia sin dejar de ser humilde".

Para algunos colegas como Mildred, la belleza de la vida no es necesariamente encontrar el éxito, sino que también radica en sentirse inspirado incluso por los detalles más pequeños.

 "Nadie dijo que iba a ser fácil, pero tampoco se ha dicho que se supone que sea demasiado difícil. Sea de una manera u otra, depende de nosotros y el amor que ponemos en todo lo que hacemos".